Menu Close

¿Cómo reclamar el daño oculto de un producto después de su compra?

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]Cuando se adquiere un bien se espera que, en el momento de la compra, esté en perfectas condiciones. Normalmente, para comprobar si este se encuentra en buen estado, con un análisis visual del producto es suficiente, no obstante, a veces existen pequeños defectos que no se pueden percibir hasta pasado un tiempo después de la compra, son los conocidos como vicios ocultos.

¿Quién es responsable del daño oculto de un producto?

Período previo a la compra

El artículo 1461 del Código Civil define que el vendedor responde a dos obligaciones principales: por un lado, la parte vendedora está obligada a entregar el bien, y, por otra, a responder al saneamiento del mismo.

Período posterior a la compra

Una vez realizada la compraventa, los artículos de 1844 CC a 1499 CC regulan que el saneamiento por los defectos o gravámenes de la cosa vendida son responsabilidad del vendedor y es él quién debe responder a los vicios ocultos del producto.

¿Cuándo se considera vicio oculto?

Existen algunos requisitos que se deben cumplir para que la reclamación sea efectiva.

El vicio debe ser grave

El vicio ha de cumplir cierta gravedad, ya que solo se tendrán en consideración aquellos desperfectos que reduzcan la funcionalidad del objeto o que lo inhabiliten, motivos por los cuales el comprador no lo hubiera adquirido o habría ofrecido menos por él.

El vicio debe ser oculto

El defecto no ha de poder ser percibido a simple vista.

No obstante, no concurrirá en aquellos casos en que, a pesar de no poder ser detectado con un análisis visual, el comprador debería ser conocedor por su profesión u oficio. Sería el caso de una compraventa de un vehículo en que el comprador es un mecánico profesional y éste podría tener constancia del daño interno a través de una observación.

Tampoco se tendrán en consideración aquellos imperfectos existentes de los que el comprador tenía conocimiento previo antes de la adquisición.

El vicio debe ser preexistente a la venta

El desperfecto ha de existir en el momento de la compra, es decir, aunque éste se manifieste a posteriori, el comprador debe demostrar que cuando adquirió el bien ya contaba con ese vicio. De no ser así, el vendedor no se hará responsable.

Se debe solicitar dentro del plazo de caducidad

La acción ha de efectuarse dentro del plazo de los 6 meses posteriores a la compra, definido por la jurisprudencia como el período en que el comprador tiene derecho a solicitar una indemnización.

Estos cuatro aspectos deben cumplirse, ya que, en caso contrario, el vendedor puede defender que no se trata de un vicio oculto y que, por ello, no está obligado a responder.

Vicio oculto: compraventa entre particulares.

Se considera un caso especial si ambas partes del intercambio son particulares, ya que la normativa aplicable no es la misma que cuando se trata de un producto por estrenar o de segunda mano, pero vendido a través de un comercio profesional.

Ante una situación de vicios ocultos entre particulares, existen dos posibles opciones para actuar:

  • Acción redhibitoria. El comprador desiste del contrato y recupera los gastos a cambio del producto. Además, si se demuestra que el vendedor era conocedor de estas imperfecciones se puede reclamar una indemnización por daños y prejuicios.
  • Acción quanti minoris. El comprador solicita recuperar parte de su dinero, es decir, que se aplique una rebaja proporcional al precio del producto en función de los desperfectos.

Respecto al plazo máximo para reclamar los vicios ocultos, este es de 6 meses desde el momento de la adquisición.

En Lex Personal Support, te ayudamos

Si en un futuro realizas una compraventa y el producto adquirido presenta vicios ocultos, ponte en contacto con LEX Personal Support. Somos un equipo legal con muchos años de experiencia que te guiaremos en el mundo legislativo y te ayudaremos a reclamar la máxima indemnización que te corresponde.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”2191″ img_size=”large”][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=”stretch_row_content” equal_height=”yes” content_placement=”middle” css=”.vc_custom_1496906192126{margin-top: 60px !important;padding-top: 50px !important;padding-bottom: 50px !important;background-color: #d52040 !important;}”][vc_column css=”.vc_custom_1495373132655{padding-top: 10px !important;padding-bottom: 10px !important;}” el_class=”mobile_text_center”][gt3_custom_text text_color=”#ffffff” font_size=”30″ line_height=”120″ responsive_font=”true” font_size_sm_desctop=”25″]

¿Te encuentras en una situación similar? Pide tu primera consulta gratuita

[/gt3_custom_text][gt3_button button_title=”Reserva tu cita gratuita” button_alignment=”center” btn_border_radius=”2px” btn_font_size=”18″ use_theme_button=”” btn_bg_color=”#d52040″ btn_text_color=”#ffffff” btn_bg_color_hover=”#ffffff” btn_text_color_hover=”#d52040″ btn_icon_color=”#ffffff” btn_icon_color_hover=”#ffffff” btn_border_color=”#ffffff” btn_border_color_hover=”#ffffff” link=”url:http%3A%2F%2Flexgrup.com%2Fprimera-consulta-gratuita%2F|title:learn%20more||” css=”.vc_custom_1565190950375{margin-bottom: 0px !important;padding-right: 80px !important;padding-left: 80px !important;}”][/vc_column][/vc_row]

Leave a Reply